Gracias a la iniciativa de la Fundación Misioneros Divina Redención San Felipe Neri en colaboración de la Parroquia San José, quienes deseen colaborar pueden comunicarse al número +569 45457106 o acercarse a la misma Parroquia, ubicada en calle Oñederra #555, en horario de oficina.

Debido a las bajas temperaturas que están afectando a la zona central de nuestro país, en la comuna costera se habilitó un refugio con una capacidad de 6 camas (por ahora), ubicadas en el salón de las Hermanas Carmelitas en el mismo recinto parroquial, donde además funciona la olla solidaria o comedor fraterno para todas aquellas personas que requieran de un plato de comida caliente al mediodía (con carnet de movilidad).  El refugio se abre a las 20:30 horas para que pernocten durante la noche y puedan protegerse de las lluvias, de las bajas temperaturas del invierno y de un posible contagio por coronavirus la población más vulnerable en situación de calle. El recinto cuenta con servicios básicos para que las personas  pasen un momento de bienestar durante la jornada”.

Así lo precisó, una integrante de esta Fundación en nuestra ciudad Raquel Hoffstetter, quien apela a la solidaridad de toda la comunidad maucha “para ir en ayuda de los más necesitados, quienes no sólo en tiempos de pandemia, lo están pasando mal, sino que gran parte del año. El llamado es a que nos colaboren de manera urgente con ropa de cama, y alimentos no perecibles porque eso se necesita a diario y no podemos detenernos en esta verdadera cruzada de amor. Agradecer a las distintas organizaciones sociales que nos han colaborado: ARE, juntas de vecinos y en especial la municipalidad de Constitución que se hizo presente en el lugar.  Los patroncitos (como les llama cariñosamente) pueden venir por demanda espontanea o los vamos a buscar en camioneta en la tarde-noche para protegerlos”.

Por su parte, la jefa de Gabinete del municipio Carolina Manríquez destacó que este proyecto nace desde el mundo social “y nosotros estaremos colaborando en la medida de lo posible, cumpliendo un anhelo que teníamos hace mucho tiempo de ayudar a las personas en situación de calle. Y esta colaboración se traduce en poder habilitar un baño con ducha caliente para que las personas puedan asearse, gracias a una alianza público privada con la empresa Dimaco que aportó con el calefont y nosotros los maestros. Y también colaborar con ropa de cama y útiles de aseo para ayudar en garantizar que de alguna forma tengan sus necesidades básicas cubiertas”.

En tanto, el cura párroco padre Gonzalo Aravena señaló que para la Iglesia “este tipo de iniciativas se trata de un deber, el de poder acoger y amparar al más necesitado, ya que se trata de una buena oportunidad para ser solidarios en tiempos tan complejos y en un invierno que no da tregua con las bajas temperaturas, además no podemos permitir que las personas que se encuentran en situación de calle lleguen a fallecer de hipotermia para poder intervenir. Debemos ser solidarios siempre y en todo momento, y gracias a Dios la comunidad maucha lo entiende”.

 

 

 

Fuente: Departamento Comunicaciones I. Municipalidad de Constitución