Durante esta mañana en las inmediaciones del edificio del Departamento de Encargo y Búsqueda de Personas y Vehículos se entregaron detalles del operativo “60 segundos”, que derivó en la incautación de más de 160 vehículos de diversa gama y la detención de 168 involucrados.

Durante el proceso que culminó el día de ayer personal de Carabineros logró detener a 15 cabecillas de la agrupación criminal. Frente a estos hechos, la ministra del Interior Carolina Tohá señaló que “detrás del robo de estos vehículos hubo personas que iban conduciendo y que tuvieron pánico, que fueron amenazadas que tuvieron un arma en la cabeza, que fueron golpeadas que temieron por sus vidas, esos son los temores de hoy en día en la población”.

De esta forma, junto con enfatizar en que el último Indice de Paz Ciudadana ha alertado que delitos como los robos de vehículos con violencia e intimidación son parte de los que más provocan alarma en la población, la ministra enfatizó que este tipo de investigaciones “no se quedan con el último soldado que roba el auto, sino que va hacia atrás y va a buscar a los responsables, va a buscar a los que se enriquecen a los que se organizan este tipo de delitos, que no son las personas que nos imaginamos como delincuentes”. Así, la ministra del Interior se refirió a quien actuaba como líder de la agrupación criminal, cuyo perfil distó del de un criminal “común”. “En el caso del cabecilla de esta banda es un profesional, una persona que está haciendo estudios de posgrado y que está a la cabeza de una banda criminal que ha, de acuerdo a lo que esta investigación ha mostrado, robado más de 300 vehículos y generado más de 500 víctimas, lo que se desbarató el día de ayer es algo muy significativo”, señaló.

Según lo indicado durante la instancia, sujeto era un profesional de la informática quien cursaba distintos estudios de manera permanente de manera online, lo que le dio un perfil académico que llamó la atención de las autoridades. “(…) Se mal utilizaba, justamente, para generar contactos con otras redes criminales para las distintas fases del delito. Las cuales eran reinscripciones, adulteración de documentación entre otros sistemas que se utilizaban por esta organización para pode dar crédito o poder dar lucro justamente a los robos de vehículos que se generaban en un principio y que terminaban siendo reinscritos, clonados, entre otras modalidades” señaló el jefe del SEBV, coronel Christian Tenhamm.

Del mismo modo, tras ser consultado sobre si este alertaba de un “nuevo perfil” del crimen organizado, el coronel de Caraineros indicó que “particularmente este reúne el perfil, y también esta es una banda que en la cúpula funcionaba con 14 personas que generalmente no mantenían un gran prontuario policial debido a que precisamente eran los artífices y contactaban a menores de edad precisamente para poder ejecutar algunos delitos más gravosos (…). Había personas que tenían ciertas habilidades, dependiendo de sus estudios y que participaban en distintas fases”.

Por su parte, la ministra del Interior se refirió a su vez en la metodología que ejercía la agrupación para ejercer su negocio ilícito. “Para desarrollar sus delitos, aquí no solo hay robo de autos, aquí hay toda una maquinación que se desarrolla detrás de 15 empresas de papel, detrás de todo un mecanismo para falsificar documentos, detrás de una serie de delitos que se cometen de manera accesoria que permiten de un vehículo robado, generar una serie de delitos posteriores, de un vehículo se sacaban en la práctica tres vehículos que circulaban después en el mercado de manera falsa”, aclaró.

Por otro lado, junto con reconocer la labor policial durante el operativo, el subsecretario de Prevención del Delito, Eduardo Vergara, destacó la cantidad de investigaciones que se han realizado para combatir estos hechos, además de comentar sobre el despliegue del plan Antiencerronas. “Esto es bajo una determinación, que el fenómeno del robo de vehículos, pero particularmente el robo violento de vehículos se transformó en una de nuestras estrategias operativas centrales”, señaló. “Eso ha dado cuenta de que el inicio de este trabajo público-privado, pero sobre todo el reforzamiento del Plan Antiencerronas de Carabineros la curva ascendente del robo violento de vehículos se frenó y tuvo un giro y un cambio y podemos decir que ha ido a la baja de forma permanente.

Esta no es razón de celebración, sino que muy por el contrario demuestra que tenemos y seguiremos perseverando en el camino de trabajado”, finalizó.

fuente: emol.com