En su cuenta de Instagram, Dwayne Johnson​ subió un video en el que admite que en su juventud acostumbraba llevarse un Snickers, sin pagar, camino al gimnasio.

Muchos años han pasado desde entonces, periodo en el que el actor ha amasado una fortuna gracias a su trabajo en la lucha libre y el cine, llegando a convertirse en el actor mejor pagado del mundo en el 2016.

 

Es por esto que para redimirse con la tienda, la estrella volvió al 7-Eleven para comprar todos los Snickers del local, entregándoselos al cajero para que los repartiera.

Pero no sólo eso, ya que además se ofreció para pagar las cuentas de todos los clientes que se encontraban en ese momento.

Fue así como Johnson compartió tanto con quienes atendían en el negocio como también con los afortunados que coincidieron con el protagonista de la saga Rápido y Furioso en el lugar.

“Estaba arruinado”

“Estaba arruinado así que solía robar un Snickers tamaño king TODOS LOS DÍAS de un 7-Eleven durante casi un año cuando tenía 14 años de camino al gimnasio”, señaló.

“Fuimos desalojados de Hawái en el ’87 y después de todos estos años, finalmente regresé a casa para corregir este error”, agregó.

En su publicación, La Roca afirmó que esto era lo menos que podía hacer, “considerando todo lo que solía robar de aquí”.

“No podemos cambiar el pasado y algunas de las cosas tontas que podemos haber hecho, pero de vez en cuando podemos agregar una pequeña nota de gracia redentora a esa situación, y tal vez poner una gran sonrisa en la cara de algún extraño”, concluyó.

Como era de esperar, rápidamente su publicación se viralizó entre sus seguidores, sumando más de un millón 380 mil “me gusta”.

Fuente: biobiochile.cl