Gonzalo Valenzuela abrió un polémico debate sobre el acoso que viven los hombres del espectáculo. Relató diferentes sucesos a lo largo de su vida que causaron múltiples reacciones. Con una postura un poco desasertada Valenzuela dio testimonio de su cruda verdad: “Yo he sido mucho más abusado que todas las mujeres que conozco. Que te griten en la calle, que te toquen el poto, todo aquello de lo que estamos en contra, a mí me pasa constantemente”, señaló en un programa web llamado “Tenemos que hablar de sexo”.

Gonzalo. Fuente: Instagram @gonzalovalenzuelaoficial

A partir de ahí se abrió el debate, y le consultaron sobre lo dicho en “Las Últimas Noticias”. Allí Valenzuela explicó que le sucede más que nada en redes sociales “me llegan fotos de minas en pelota y yo digo ‘¿por qué?’. Si yo denunciara eso, sería terrible… Me pesa la estupidez del ‘Manguera'”.

Gonzalo culpa a su personaje el “Manguera” de esta situación. En una obra de teatro Valenzuela solía aparecer desnudo, y lo catalogaron como “manguera” por sus atributos físicos. De todas maneras, Gonzalo no estuvo solo en su denuncia pública. Se le sumaron con relatos similares el brasilero Bruno Zaretti: “Lo entiendo, lo comparto, porque es así, tal cual. En mi caso, por ejemplo, en los eventos te toquetean. A mí una vez me mordieron. Nos rasguñan, nos jalan de todos lados, es complicado, pues no sabes cómo reaccionar cuando hacen eso”, lamentó.

Bruno Zaretti. Fuente: Instagram @brunozaretti

Además el actor Hernán Contreras y Bernardo Borgeat, también lo apoyaron. Pero quién fue más responsable con su relato fue el icónico integrante de “Mekano”  Philippe Trillat, quien también conversó con “Tenemos que hablar de sexo” y contó como abordó él el tema con la persona que lo acosó, aportó su óptica con una visión un poco más atinada:

Philippe. Fuente: Pinterest

“Lo primero que hice fue hablar con esta persona, pero no resulto mucho. Luego hablé con un grupo (cercano a ella), para que me apoyara, todo de forma respetuosa, y funcionó. Creo que son situaciones mínimas que en ningún caso alcanzan a empatar la cancha o ser lo que puede llegar a sufrir una mujer. Pero de que es incómodo, lo es”, cerró teniendo en cuenta la realidad de muchísimas mujeres alrededor del mundo, y el hostigamiento sistemático que viven.

Fuente: terra.cl