Con un espíritu más rockero y haciendo un paseo amplio por su repertorio el italiano Eros Ramazzotti se presentó en Santiago de Chile dejando a su fanaticada con las pilas recargadas y trayendo un show que tuvo de todo, hasta una improvisada canción junto a Marcelo Salas.

Eros Ramazzotti en Chile: El show

A las 21:08 arrancó el concierto que Eros Ramazzotti preparó para mostrar un poco de su nuevo disco “Battito Infinito”, que le da nombre al tour mundial y entonces las miles de personas que repletaron todas ubicaciones disponibles en el Movistar Arena comenzaron a vivir una noche que estuvo llena de momentos apasionados y hasta graciosos.

Interpretando Battito Infinito partió el setlist que fue un delicado y bien elegido compilado de éxitos de sus discos anteriores, pero en una versión más rock y con un Eros Ramazzotti que hizo de todo arriba del escenario, incluso se enojó muchísimo.

Con la versión española de “Dove c’è musica” (Donde hay música) que le da nombre a su séptimo álbum de estudio, Ramazzotti ya comenzó a levantar a un público que de a poco se fue levantando de sus asientos para meterse en una propuesta que poco tenía de la lentitud de las baladas más clásicas de los años noventa, sino que apostó por una propuesta musical cargada de matices altos y de juegos instrumentales que se acercaron más al rock que al “lento”.

Eros Ramazzotti en concierto / Archivo EFE
Eros Ramazzotti en concierto / Archivo EFE

También pudimos ver a un Eros Ramazzotti furibundo. Que a ratos gritaba a sus colaboradores por algo de lo que jamás nos enteramos. Y que incluso en el final de una canción, al parecer molesto porque nadie le retiró la guitarra eléctrica que se había puesto al cuello para rockear, terminó arrojándola lejos, muy molesto.

Pero ese look un poco agresivo no pasó de ser un gesto que se difuminó con la simpatía y generosidad que tiene Ramazzotti con su público que más que preocuparse se rió de los arranques de ira del cantante.

Lo cierto es que más allá de sus enojos, también se dio el tiempo de dejar en claro que es un excelente guitarrista e hizo alarde de sus habilidades con las cuerdas.

Eros Ramazzotti /Archivo EFE

Marcelo Salas cantando con Eros Ramazzotti

Quizá el momento más increíble de la noche fue cuando Eros Ramazzotti invitó a Marcelo Salas, que se encontraba en primera fila, a cantar con él.

“Sube Marcelo” dijo en un momento el cantante y sin mucha insistencia el “Matador” no se hizo de rogar y se animó a subir al escenario para cantar un pedacito de la canción “La Aurora”. 

Y si bien no podemos decir que Salas es un cantante profesional, lo cierto es que sacó aplausos por su buena onda y por las estrofas que se animó a interpretar junto a su ídolo musical. “Canta mejor que Zamorano”, dijo una señora al lado mío entre el público, dejando en claro que hasta para las improvisaciones siempre vuelven las comparaciones de la dupla Za-Sa.

 

Ramazzotti cumplió y gustó

Para el final se guardó la artillería pesada y lanzó una potente versión de Fuego en el fuego, que fue terminada con una improvisación junto al público que cantó a Capella generando una complicidad adorable.

Luego cantó “Otra como tú” y “Cosas de la vida”, dos de las canciones que se vienen a la cabeza cuando uno inmediatamente cuando piensa en Eros Ramazzotti, y además agregó una encantadora versión de “Otra como tú” que terminó fusionando con “No Woman No Cry” de bob Marley. 

Como es costumbré se fue del escenario para que el público pidiera las típicas “dos más” y volvió al para interpretar “Por ti me casaré” y finalmente dar el cierre con una potente interpretación de “Cosa mas bella” que cerró de forma perfecta un concierto emotivo, agradable y myu coherente con la carrera de Eros Ramazzotti que dejó al público, cuando menos, sorprendido y contento.

Fuente: terra.cl